Criptomonedas y la tecnología

Hay una grandísima incertidumbre con respecto a la posible y paulatina desaparición del dinero en físico, en efectivo como lo conocemos, ya que está demasiado interiorizado en nuestra cultura esta modalidad de pago, al menos en ciertas naciones como lo sería el caso de España. En países nórdicos como Suecia, Noruega y Finlandia la realidad es muy diferente, ya que los pagos a través de los dispositivos móviles es una plena realidad.

La pregunta entonces sería ¿La digitalización y la tecnología son factores que se impondrán en la mayoría de los ámbitos sociales, como por ejemplo en sus monedas?

Eso parece. Ya hay un cantidad innumerable de formas de pago en las cuales el dinero en físico no se observa: por tarjetas de débito o crédito, a través del teléfono inteligente, bitcoins, entre otros… Aunque aún existe un grupo crítico de personas que no dan su brazo a torcer y no se dispondrá dejar a un lado el dinero en efectivo. De hecho, en muchísimas conversaciones, con personas no tan… “Veteranas”, se han negado a vivir en un mundo en donde el efectivo carezca por completo.

Al final de todo se trata de acostumbrarnos a un paradigma determinado de comprender ciertas cosas. Siempre es igual. Cuando se comenzaron a usar las tarjetas, el cambio de moneda en España desde las pesetas hacia el euro, las compras en línea. Todo esto en muy, pero muy poco tiempo, fueron cambios abismales y, es por ello, que ciertas generaciones aún no son capaces de digerir y asumir tales cambios y se descuelgan del vertiginoso ritmo que la sociedad tecnológica tiene en marcha.

Claramente, no todo lo que brilla es oro. Hasta el momento el dinero FIAT no es una de las mejores opciones para un futuro. Estamos viviendo en un constante dinero / deuda que “pulveriza” de forma literal a las personas. No cuenta con algún respalda y es creado de la nada, además de una “carencia de consenso” por parte de la ciudadanía. Al menos de forma consciente no lo hacemos. Aún exige demasiada gente que ni siquiera sabe en verdad como opera la Reserva Federal o los Bancos Centrales del planeta. En realidad, poca, pero muy poca gente conoce a ciencia cierta quienes serían sus propietarios verdaderos.

Las consecuencias de todo este sistema en forma de pirámide, muy al estilo Ponzi, en el cual vivimos en pensiones, ya no tienen dinero en caja, y continuamos viviendo y creyendo en que “la losa de la deuda” es algo verdadero, cuando es ficticio en su totalidad y que sencillamente se utiliza esté entrenada por completo para el sometimiento de los gobiernos… Mismo que a final de cuentas solo es operativo para el control exhaustivo de la población. Obviamente, esto en centros de estudios superiores y universidades no lo explicarán de tal forma. La programación resulta ser total para la ciudadanía.

Siempre estaremos a favor de la tecnología, eso está más que claro, nos permite hace de nuestra vida algo más llevadero, aunque tenemos que permanecer alertas, ya que se va convirtiendo en una manera muy sibilina y sutil de lograr controlar de forma total a la población.

Al final de todo nuestros padres y antecesores han tenido razón en cuanto a lo tangible y físico. No tenemos que perder nuestra perspectiva sobre lo real y lo humano de las cosas, el secreto se halla en conseguir un correcto equilibrio entre lo tecnológico y lo humano, ¿Y tú? ¿Estarías de acuerdo?